jueves, 10 de abril de 2014

AMANTE DE UNA NOCHE

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 10 de Abril 2014

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero

Amante de una Noche



Discúlpeme si yo la ofendo;
No es mi sublime intención,
No pregunte de dónde vengo;
Tampoco hacia dónde voy.

Solo busco noche de ensueño;
Solo busco noche de pasión,
Solo un amanecer tan risueño;
Sin lágrimas, llanto y decepción.

En éste mundo de liberales;
El amor solo es una oquedad,
Son mejores las noches irreales;
Que una relación de falsedad.

Solo déjame entrar esta noche;
Al amanecer de tu vida partiré,
No busco perpetuar esta noche;
Que al amanecer solo me iré.

Soy el amante de una noche;
Noche en que te complaceré,
Te daré una noche sin reproche;
Que al amanecer la olvidaré.

Solo soy un amante sin pasado;
Solo soy un hombre sin heridas,
No traigo un conflicto rebasado;
No conozco traiciones sufridas.

Quédate conmigo esta noche;
No te conozco ni me conoces,
No preguntes por mi nombre;
Ni por mis historias de anoche.

Solo soy un hombre sin pasado;
Soy un hombre sin recuerdos,
Soy un hombre sin tormento;
Solo te invito a vivir el momento.

Disfrutemos solo de ésta noche;
Al amanecer no habrá reproche,
Que al despertar de ésta noche;
Del amor no habrá algún derroche.

Para qué decirnos dulces mentiras;
Si lo que empieza al final termina,
Para qué nos hacemos las heridas;
Amor, mejor hablemos sin mentiras.

Recuerda que amarga es la gloria;
Cuando alcanzamos nuestros sueños,
Pisoteando los corazones ajenos;
Mujer, mejor te invito a disfrutar.

Quiero disfrutar todos tus besos;
Y saborear el dulce néctar de tu ser,
Quiero estremecerte hasta los huesos;
Solo quiero hacerte sentir una mujer.

DALO


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero  /  10 de Abril 2014
Obra Registrada

martes, 8 de abril de 2014

CADENAS ENTRE SANSÓN Y DALILA

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 08 de Abril 2014

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero

Cadenas entre Sansón y Dalila

Yo creía rotas todas las cadenas;
Pero la noche mostro la verdad,
Aun en mis pies porto una de ellas;
Aun en vuelo no me puedo alzar.

Después de una ruptura de amor;
Lo que nos torturan son las dudas,
Creí contestadas cada una de ellas;
Mas la luna mostro terrible verdad.

Aún sigo encadenado como Sansón;
Quien por la dama perdió la razón,
Ho mi Dalila, suelta mis cadenas;
Ya no soporto mis terribles condenas.

Por favor libérame ya de esta jaula;
Que anhelo tanto la sublime libertad,
No me sigas teniendo atado a dudas;
Por favor Dalila dime toda la verdad.

¿Por qué me juraste que me amabas?
Si en ti ya albergaba la idea de volar;
¿Por qué me alabaste por mis valores?
Si tu amor ya me pensaba abandonar.

Se perfectamente que ya no volverás;
Ya sé que mi esposa jamás lo serás,
Por favor ya contesta mi pregunta;
Para que libre me pueda yo marchar.

¡Suéltame! ¡Por favor ya suéltame!
¡Que anhelo tanto buscar mi libertad!   
Dalila sé que no quieres lastimarme;
Tu silencio duele más que la verdad.

Dalila, ha éste corazón dale su libertad;
¿Por qué lo quieres tener atado a ti?
Dalila, si tú a él ya jamás regresaras;
Por favor amor, entrégale su libertad.

Dalila, libera a éste amoroso hombre;
Que con todo su espíritu te llego a amar,
Dalila, por qué en tan solo siete días;
Tu hermoso corazón me dejo de amar.

SABDY
Autor: Emilio Nahín Rojas Madero  /  08 de Abril del 2014
Obra Registrada

lunes, 7 de abril de 2014

MIS ÚLTIMAS LAGRIMAS

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 07 de Abril 2014

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


Mis Últimas Lágrimas



Hoy derrame las últimas lágrimas;
Mi corazón por fin se ha secado,
Ya no duelen más esos recuerdos;
Puedo ver atrás el camino andado.

Ya se ha tranquilizado mi estado;
El ánimo que tengo ya ha cambiado,
Mis alas por fin las he encontrado;
Hoy mi vuelo por fin ha comenzado.

Entiendo que mi destino es diferente;
Comprendo que nací para ser fuerte,
Todas mis dudas fueron respondidas;
Todas mis cadenas quedaron abatidas.

Una vez más yo sacrifico al corazón;
Hoy sé que el amor para mí no nació,
Sé que tengo una meta muy distinta;
Me toca ser una estrella que ilumina.

No nací para los brazos del amor;
Nací para los brazos de mi nación,
Conozco el precio de esta decisión;
Hoy a mi pueblo entrego el corazón.

Hoy cesaron mis lánguidas lágrimas;
Las deje en los brazos de mi amada,
Con un beso en la frente me he despido;
Hoy mi camino lo he emprendido.

Sé que ya no hay vuelta hacia atrás;
Ya no hay nadie que me espera allá,
Al frente hay un pueblo en obscuridad;
Quiero ser esa luz que les iluminará.

Adiós a mis lágrimas hoy les digo;
Ante mi futuro hay un nuevo camino,
Sé que estará lleno de odio y traición;
Dios con las derrotas ya me preparo.

Sé muy bien el precio de esta decisión;
Mañana el mundo quedará en conmoción,
Sé que no soy quien para retener al amor;
Mi alma para ese sueño jamás nació.

Adiós les digo a todas mis fantasías;
Gracias por hacerme el hombre que soy,
Gracias por todo el amor que me diste;
Hoy continuare con ésta mi misión.

Quisiera verter todas las futuras hazañas;
Pero son un sublime secreto de confesión,
Hoy mi alma ya no le pertenece a nadie;
Voy en busca de mi propia crucifixión.
  
 SABDY

Autor: Emilio Nahín Rojas Madero   /   07 de Abril del 2014
Obra Registrada

CRONOS DEVORA AL CORAZÓN

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 07 de Abril 2014

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero

Cronos Devora al Corazón

Le implore a mi Dios todas las noches;
Para que se llevara mis sentimientos,
Él me asistió y a Pandora los entrego;
Y me sentí contento sin pensamientos.

Lamentablemente algo se nos olvidó;
Pues mi Dios al séptimo día descanso,
Y de la caja que Pandora resguardaba;
Todos mis tristes recuerdos escaparon.

Embriagaron de lágrimas a mi corazón;
Lo ahogaron en una lánguida desilusión,
Lo asfixiaron en una triste depresión;
Que me hacía llorar con desesperación.

Por ello vengo ante el oráculo de Delfos;
Para que me guíe al camino del Tártaro,
Allá donde encadenado tú te encuentras;
Padre de Dioses y forjador de Titanes.

Ho mi Cronos, hoy yo he acudido ante ti;
Para que devores cada uno de mis males,
En mí ya no quiero sentimientos carnales;
Mejor el vacío, que recuerdos inolvidables.

Desgarra por favor la piel de mi corazón;
Bébete la delicada sangre de mi amor,
Tritura los huesos de mi tonta confianza;
Atragántate con las vísceras de recuerdos.

No quiero sentimiento alguno aquí dentro;
No quiero recuerdos que sean un tormento,
No importa que el vacío quede adentro;
Es mejor el vacío que tener sentimientos.

Ho Cronos; por favor ya devora al amor;
Yo ya no quiero tenerlo por compañero,
Por ser un simple tonto idealista y errante;
Convierte en diosa a toda dueña de mi cuerpo.

Soy yo quien paga los errores del amor;
Soy yo quien llora con amargo dolor,
Soy yo quien no soporta al corazón;
Ya no quiero más esta maldita sensación.

Cronos; yo ya no quiero ser un fenómeno;
Mejor indiferente como el resto de la gente,
Sin sentimientos y con toda mi alma vacía;
Para no llorar por las tontas cosas del amor.

SABDY

Autor: Emilio Nahín Rojas Madero   /   06 de Abril del 2014
Obra Registrada


EL DUENDE JUGUETERO

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 07 de Abril 2014

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


El Duende Juguetero



Es un juguetero de mis sentimientos;
Quien me acompaña en este momento,
Desde su partida y sin remordimientos;
En el entorno social solo me atormento.

Todos los astros están en mi contra;
Todo el entorno social trae recuerdos,
Desde los letreros y las marquesinas;
Traen gravado su nombre que asesina.

Cómo podré arrancar sus recuerdos;
Si en las calles suenan sus canciones,
Esas que nos dedicamos en el amor;
Y hoy solo son dagas que me calcinan.

Donde quiera escucho tristes canciones;
Impregnadas de traición y desilusiones,
Canciones que incitan a quitarme la vida;
Al parecer este dolor llevare de por vida.

Quisiera arrancarla de mis pensamientos;
Pero me traiciona este duende juguetero,
Pues por las calles me hace ver su silueta;
Esa divinal silueta que me recuerda a ella.

En mi breve instancia en el vagón del metro;
Me hace ver a las parejas compartiendo amor,
Mientras yo a un lado veo un espacio vacío;
Y no precisamente es el de un asiento.

El duende juguetero ni en el cine me suelta;
Hace que su nombre lo lleve la protagonista,
Envenena mis oídos en amargo Soundtrack;
Jugándome burlas para no poderla olvidar.

“Qué de raro tiene” y “Falsas promesas”;
“Como yo nadie te ha amado” y “Urge”,
Son solo algunas de las tantas canciones;
Con que me incita a tomar el camino fácil.

Cómo controlar esta terrible ansiedad;
Parece que todo mundo me está cantando,
Parece que todos de mí se están burlando;
Si el mundo no sabe que no estas a mi lado.

Cómo es que la amo más que a mi sangre;
¡Éste es el peor de los pecados mortales!
¿Cómo evitar cometer una tonta locura?
Si todo el cosmos contra mí se confabula.

No es la primera vez que me enfrento a él;
No es la primera vez que del suicido escapo,
Esta batalla del corazón y mente es diferente;
La victoria está en duda, no sé si la enfrente.

Ho Tanátos, al que estamos condenados;
No quiero por ahora pensar en tu palacio,
Pero este duende juguetero de mi destino;
Con travesuras me conduce a tus brazos.

SABDY

Autor: Emilio Nahín Rojas Madero   /   05 de Abril del 2014
Obra Registrada