lunes, 2 de marzo de 2015

EL CAMINANTE DE SODOMA Y GOMORRA

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 2 de Marzo del 2015

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


El Caminante de Sodoma y Gomorra 



Yo soy el caminante del inframundo errante;
Donde entregar el corazón no es importante,
Solo lujuria y sexo en este mundo babilónico;
La infidelidad aplaudida en un mundo irónico.

Camino entre cuerpos desnudos de sentimientos;
Traicionar es muy común y sin remordimientos,
Dejando huecos rellenos con los resentimientos;
Castigando al amor con esas dagas de tormentos.

Donde aquél que ama se le paga con traición;
Y donde aquél que es un infiel es glorificado,
No cabe duda de que amar es el peor pecado;
Solo el pecador del amor es el más exaltado.

Voy por estas calles sodómicas y gomorrescas;
Veo devoradores de sexo en escenas grotescas,
Carentes de todo sentimiento limpio y honesto;
Oh maldito mundo sodómico ¡cómo te detesto!

Eres ese mundo censurador de ese cálido amor;
Donde Sodoma y Gomorra es ese fiel fundador,
Tan lleno de lujurias y orgías de atestada pasión;
Han encerrado al corazón en una maldita prisión.

Farsante entrega a la lujuria en nombre del amor;
Solo vislumbro caníbales desgarrando al corazón,
Simples hospitales repletos de enfermos mentales;
Copulando en el corazón pensamientos mortales.

Y voy caminando entre esos muertos vivientes;
Que al amor desprecian con palabras hirientes,
¡Dónde ha quedado el sentimiento tan hirviente!
En Sodoma y Gomorra el placer es el sirviente.

Aquí se devora al amor y se desgarra al corazón;
Entre los hombres el sentimiento no tiene razón,
Se enaltece al placer y sexo disfrazado de amor;
En éste mundo gomorrésco conocí el desamor.

Hemos convertido en infierno a este bello mundo;
En este purgatorio; el amor solo es un moribundo,
Yo que me enamoré de quien su cuerpo me cedió;
Pero el tesoro de su corazón jamás me lo concedió.

¡Mentira! ¡Éste mundo de mentiras me consumió!
La maldita lujuria del mundo, al amor lo suprimió;
Atrapado me encuentro y sin lograr la redención;
Yo que me enamoré creyendo alcanzar la asunción.

Yo soy el caminante de este maldito infierno errante;
Dolor, desilusión, traición y tristeza tan delirante,
Ay Sodoma y Gomorra haz vuelto a ser como antes;
Condenada tu estas a desaparecer por tus farsantes.

Yo solo soy ese caminante de Sodoma y Gomorra;
Soy ese fiel enamorado que éste mundo lo devora,
Y condenado solo estoy a llorar entre la mazmorra;
Esperando la misericordia del Dios que se demora.


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero  02/Marzo/2015

domingo, 1 de marzo de 2015

LÁGRIMAS DETRÁS DE MI BANDERA

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 1 de Marzo del 2015

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero

Lágrimas Detrás De Mi Bandera

A las 4:15 con 46 segundos saliste de mi mundo;
Y jamás olvidaré aquella trágica y amarga tarde,
La fecha conmemorable de mi bandera nacional;
Esa tarde la mujer que amaba desato su arsenal.

Culpándome de lo que no hice y de tararla mal;
Si ella era ese mi botoncito pétalo de mil rosas,
Mi más dulce y bello poema me llamo animal;
Ella que era mi aire y mi vida, canto celestial.

Mi bandera, cada vez que veo tus tres colores;
Como un niño mal herido yo me pongo a llorar,
Verde mi inmadurez por volverme a enamorar;
Blanco por esa fantasiosa paz que creí alcanzar.

Rojo por la sangre que encada lágrima derramé;
Y esa águila real que a mi corazón me lo devoró,
Así lloro al pie de mi bandera por la dama que amé;
Y que ese 24 de febrero de mis brazos se evaporó.

Un año ha transcurrido desde aquélla tragedia;
Un año de estar enclaustrado en amarga prisión,
Un año de llorarle solamente a mi dulce bella;
Mi diosa, mi dueña de toda esta maldita pasión.

Oh tú mi bella bandera, honorable y trigaránte;
Solo tú eres testigo del gran amor que le tengo,
Si necesitas un suicida, entrégame a mí la unción,
Que morir ocultando mis emociones es un honor.

Hoy que pasó por tu mástil anclado en la bahía;
Mi alma recuerda aquel lúgubre y trágico día,
En el que mi amada se marchó con mirada fría;
Y mi ego me echa en cara lo tonto de mi osadía.

¡Cuántos años más estaré aquí llorándole a ella!
¡Ocultando su nombre en mi bandera nacional!
Mujer ¡Por qué escogiste este día tan especial!
Queda implícito mi luto, en mi enseña nacional.

Para ella, guirnaldas de oliva, para ti un rosal;
Para mí las secuelas de olvido y vacío celestial,
Ese es el precio de amar en este mundo terrenal;
Solo tu mi bandera, este secreto sabrás guardar…


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero  24/Febrero/2015
Día Nacional De La Bandera Mexicana

sábado, 14 de febrero de 2015

NO DEJES DE SONREÍR

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 14 de Febrero del 2015

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


No Dejes De Sonreír

Si un Ángel te desilusiona, no dejes de sonreír;
Otro ángel te espera en sus alas para hacerte feliz,
Sin importar cuán amargos sean esos recuerdos;
Tú estrella del océano, nunca debes dejar de reír.

Tus lúgubres pensamientos no dejes de controlar;
Las pecaminosas suposiciones debes de silenciar,
¡Ya levántate de tus tristezas! Es la hora de volar;
Allá afuera te espera todo un mundo por ansiar.

Tú mi niño hermosos, por favor deja de llorar;
El amor es doloroso, esa es una sencilla realidad,
Oh mi niño tan hermoso, a amar ya aprenderás;
Ya seca tus lágrimas, ven que te invito a caminar.

Sí es difícil distinguir al amor entre tanto clonar;
La mentira, traición e hipocresía es una realidad,
Pero encontraras ese Ángel que a ti te hará soñar;
Levántate niño, ya es hora de ir por tu felicidad.

Tan solo úntate el tiempo sobre tus heridas;
Sepulta esas amargas emociones afligidas,
¡Levántate! Que tus acciones sean erguidas;
Solo así te levantaras de tus trágicas caídas.

Oh mi dulce niño, nunca tu dejes de volar;
Oh mi niño, por favor deja ¡Deja de llorar!
Y aprovecha tu tiempo tan solo para soñar;
Que tu alma y corazón no dejen de resonar.

Sé que el más bello ángel puede ser traidor;
Y con sus palabras marchitará tu resplandor,
Entrégalo todo sin importar que seas perdedor;
El ángel que te lastime, mañana pedirá perdón.

Si esos malos amores mi niño, te hacen llorar;
Recuerda que de tu corazón no son merecedores,
Camina y encontraras alguien que te llegue amar;
Niño, camina y vive sin esos amargos rencores.

Mi niño, levántate y haz ya todas tus maletas;
No te olvides de llevar al amor en tu maletín,
Ya libera las amarras de tu majestuosa veleta;
Y que nunca te olvides del señor San Valentín.


Autor: Emilio Nahin Rojas Madero  14/Febrero/2015

NUNCA MÁS EN TU EDÉN

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 14 de Febrero del 2015

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero

Nunca Más En Tu Edén



Nunca jamás habré de volver a tu Edén;
Ese del que fui cruelmente expulsado,
Menos cuando yo no te había fallado;
Pues de ti estaba perdidamente enamorado.

A ti me entregue como no me había entregado;
Mujer, tú eras el amor muchas veces anhelado,
Hoy me dejas el corazón fríamente congelado;
En estas amargas letras te dejo todo mi legado.

Yo jamás volveré a tu vientre hoy profanado;
El amor no es de tontos, sino para el ser amado,
No respetaste el corazón que dejas calcinado;
Y juro que no volveré con quien me ha fallado.

Nunca te atrevas a pedirme que volvamos;
Que no soy tu tonto, solo tu fiel enamorado,
No vuelvo al vientre que me ha traicionado;
Olvida que alguna vez tú y yo nos amamos.

Mujer, yo soy mucho más que un amante;
Oh nena, soy mucho más que un enamorado,
Soy ese Dios producto de un sueño dorado;
No me confundan con un simple tunante.

Mujer yo te amo, pero jamás seré tu esclavo;
No creas que aquí volverás solo porque te amo,
Para mí tu partida en el más doloroso clavo;
Aunque intestes volver solo te diré que te amo.

A pesar de las lágrimas que recorren mi cuerpo;
A pesar de ese vacío que me infecta al corazón,
Pues prefiero decirle no a tu hermoso cuerpo;
Que vivir en una mentira hasta perder la razón.

Oh mujer, yo prefiero la libertad de mi alma;
Aun cuando sea marchitado este tonto corazón,
Reconozco que no será fácil mantener la calma;
Mas estoy dispuesto a protegerla con el blasón.

Tonto habrá de ser el que perdone un abandono;
El abandono no es mas que simple maquillaje,
Con el que infieles ocultan su horrible ultraje;
Exilando al enamorado al más negro chantaje.

Yo jamás aceptaré ser el tonto de una dama;
Mucho menos el bufón de una hermosa reina,
Tampoco seré el humilde siervo de un hada;
Nunca más el sirviente de una diosa malvada.

Prefiero quedarme en lo lóbrego del camposanto;
Prefiero que este corazón se me vuelva de piedra,
Prefiero no volver a amar cual traidoras doncellas;
Yo prefiero que me devoren las sublimes tinieblas.

Mujer, yo nunca más habré de volver a tu Edén;
He perdonado tu traición pero no intentes volver,
Yo busco al amor, sin importar donde me lo den;
Mas no se te ocurra que conmigo habrás de volver.
   

Autor: Emilio Nahín Rojas Madero  14/Febrero/2015

¡SOLO ES UN DÍA CUALQUIERA!

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 14 de Febrero del 2015

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


¡Solo Es Un Día Cualquiera!

Enamorado me la pase diseñando planes;
Pues el 14 de febrero quería algo especial,
Una cena romántica con luces y colores;
Y cantarte al oído sería el punto principal.

Con una recamara bañada de finas rosas;
Velas aromáticas para mi dama candorosa,
Y un boleto de besos al paraíso terrenal;
Decirte un “te amo” al oído, es lo celestial.

Pero tú asesinaste tan bello y dulce sueño;
Diciendo que el 14 era un día insignificante,
Que tú tenías otros planes más importantes;
Dejando mis ojos ahogados entre resuellos.

No advertí que tu corazón ya tenía dueño;
Mientras yo lloraba solo en mi habitación,
Tú disfrutabas una rica tarde de ensueños;
Tu día 14 fue llenado de una loca pasión.

En mi día 14, Cupido jamás se presentó;
Al décimo día de la ausencia del amor,
Me confesarte que te irías con el amor;
Y entonces entendí por qué se ausentó.

Te marchaste culpándome del fracaso;
Al que llego nuestra hermosa relación,
Solamente ocultabas tu terrible traición;
Hoy mi canto es una lúgubre sensación.

Aquella fúnebre y fría tarde de febrero;
El arquero a la cita jamás se presentó,
Pues sus flechas cambiaron de dirección;
Dieron en el pecho, clavando al corazón.

Por eso hoy he dejado de creer en el amor;
Ya no puedo decir un “te amo” con devoción,
Hipocresía barata la que sale de mi corazón;
Solo me embraga ese veneno del desamor.

Es preciso que mueran los 14´s de febrero;
Yo si me apunto para ser ese fiel herrero,
Para construirle una jaula a ese prisionero;
Al amor no lo quiero ver ni entre momeros.

Que cante la lujuria, la infidelidad y traición;
Encarcelen a febrero en una lóbrega prisión,
Y apuñalemos a Cupido por su falsa ilusión;
Ya quiero que se marchite esta tonta sensación.

Ese 14 de febrero mi corazón se marchito;
Hoy solo sé que late por simple costumbre,
Cual pensamiento más triste jamás se recitó;
No queda en mí ya nada que se derrumbe.

¡Al fin que es un día como otro cualquiera!
Así mi dulce y amada doncella lo describió,
¡Para qué busco querer y que me quieran!
Ese 14 de febrero mi amor nadie lo recibió.
  

Autor: Emilio Nahín Rojas Madero 14/Febrero/2015