PRIMER LIBRO DE CATARSIS DEL CORAZÓN

lunes, 23 de mayo de 2016

LAS RAÍCES DE TU RECUERDO

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 23 de Mayo del 2016

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero



Las Raíces De Tu Recuerdo


Jamás te negaré que tuve tanto miedo;
Cuando esta historia de amor termino,
Pues temía tanto al hecho de olvidarte;
Pero hoy sé que olvidarte es lo mejor.

Poco a poco se van muriendo las raíces;
Del corazón, tu recuerdo está muriendo,
Triste ver al amor que se va rompiendo;
De él solo van quedando las cicatrices.

Y hoy por fin te he vuelto a escribir;
Desde la cuidad de nuestro secreto,
Aquélla que oculta nuestro pecado;
Al que –“olvidar”– me había negado.

Y no negaré que algunos raigones duelen,
Pero muerdo mi corazón para soportarlo;
El olor de las cenizas los extraños huelen,
Y para alcanzar el duelo debo enfrentarlo.

Lo nuestro fue de esos amores extraños;
Que florecen entre la maleza del pecado,
Entre nosotros jamás existieron engaños;
Para ti solo quise ser tu amante enamorado.

Ahora solo sé que es mejor el olvidarte;
Mejor que seguir viviendo envenenado,
Solo entristece haber llegado a amarte;
Trozos de las raíces que aún me quedan.

Hoy, este roble que manaba de mi corazón;
Muestra del amor que una vez nos tuvimos,
Por fin se va marchitando su dulce canción;
Manda de un amor eterno que no cumplimos.

Mujer, si por tu mente ha pasado el “volver”;
Será mucho mejor que lo vayas descartando,
Un rechazo a tu corazón no lo vaya a romper;
Mi alma no vuelve con quien estoy olvidando.

Hoy por fin se marchitan las raíces de su recuerdo;
Y a nadie le recomiendo que las vuelva a revivir,
Son las raíces de un amor por el que casi muero;
Una historia de amor, imposible de volver a vivir.


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / Acapulco De Juárez / 02 Enero 2016

viernes, 6 de mayo de 2016

DEMASIADO TARDE

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 07 de Mayo del 2016

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero



Demasiado Tarde


Cuando te suplique que no te marcharas;
Me respondiste que era demasiado tarde,
Que alguien ya te había ofrecido las arras;
Aquellas que yo no me atreví a entregarte.

Han pasado ya tantos años de aquel día;
En que mi triste corazón fue aniquilado,
Días en los que mi alma aun no entendía;
Que su dulce sueño había sido destrozado.

Pero extrañamente ahora vuelves a buscarme;
Expresándome que no has dejado de amarme,
Mujer ¿Acaso pretendes volver a lastimarme?
Lo siento mucho pero no volverás a engañarme.

Pues ahora para ti ya es demasiado tarde;
De tus recuerdos he decidido marcharme,
Aun cuando en mi corazón tu amor arde;
La segunda vuelta no volverá a dañarme.

Ahora mi corazón ha decidido olvidarte;
Y mi decisión es más firme que la tuya,
No fantasees con que yo vuelva a amarte;
Pues dejé que tu recuerdo de mi ser afluya.

De nada sirve que yo vuelva a tu cobijo;
Hoy tus sueños alguien más los profanó,
Y a tu dulce miel alguien más la abrigó;
Y mi confianza hace mucho que partió.

Yo te aconsejo que continúes tu camino;
Yo ya no soy aquél que de ti se enamoró,
Niña ¡Entre tú y yo no queda más destino!
El castillo que te edifiqué ya se desmoronó.

Tu ausencia y tu desprecio lo derribaron;
Las suplicas no escuchadas lo calcinaron,
Son ruinas de éste corazón desconsolado;
Un corazón que soñó con morir a tu lado.

Honorable dama no me mal interpretes;
El consejo que te doy no sale del rencor,
A nuestro pasado simplemente no retes;
Hoy ya es demasiado tarde para los dos.


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / Coyuca De Benítez / 07 Diciembre 2016

sábado, 30 de abril de 2016

TU OTRA PROMESA INCUMPLIDA

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 30 de Abril del 2016

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


Tu Otra Promesa Incumplida


Hace años que juraste amarme eternamente;
Pero repentinamente abandonaste mi mundo,
Envenenaste mi corazón dejándolo demente;
Indispuesto, opaco, desconfiado y moribundo.

Prometiendo que jamás volverías a buscarme;
Y de esta forma evitarías volver a lastimarme,
Pero si tú no sostuviste la promesa de amarme;
¿Por qué creí yo que no volverías a buscarme?

Hoy llegaron a mí tus sorpresivos mensajes;
Diciendo que necesitas verme con urgencia,
Si juré que ya no escribiría sobre tus pasajes;
Hoy promesa rota por tu petición de audiencia.

Si tú decidiste que viviéramos mundos paralelos;
Respetable Mujer ¿Por qué es que ahora regresas?
Desde tus mensajes vivo rodeado de desconsuelos;
Oh mujer ¿Por qué no cumpliste con tus promesas?

¡Hace mucho tiempo que tus besos no son míos!
Hace tiempo mis lágrimas dejaron de hacer ríos;
¡Y ahora que mi corazón sin ti ya no siente frío!
¿Por qué razón has retornado antiguo amor mío?

Hoy que tu sexo, caricias y miel me son ajenas;
¿Comprendes que con tu presencia me quemas?
Que al revivir tus memorias a mi alma enfermas;
Si ya eras historia ¿Para qué revivir sus escenas?

Y ¿Qué es lo que te urge decirme con insistencia?
Dios ¡Acaso pretendes que volvamos a intentarlo!
Apenas evite suicidarme por tu amarga ausencia;
Con otra nueva decepción tal vez no logre evitarlo.

Si todavía recuerdo las noches en que te rogaba;
Suplicándote que a mi corazón no abandonaras,
Que él solo de ti enamoradamente se encontraba;
Mientras tú a todas tus promesas las destrozabas.

Hoy como un gentilhombre atenderé a tu petición;
¡No mujer! ¡Yo no pretendo abusar de la ocasión!
¡Ya no soy el mismo! A tu amor le he dicho adiós;
¡Sólo acéptame como tu amigo y digamos adiós…!


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / Acapulco De Juárez / 24 Noviembre 2015

martes, 26 de abril de 2016

MI PROTOTIPO DE MUJER

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 26 de Abril del 2016

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


Mi Prototipo De Mujer


Acepto que eres mi prototipo de mujer;
El que escudriña y me puede entender,
Del que se enamora rápidamente mi ser;
Mujer que llego a amar hasta desfallecer.

Puedes interpretar cada una de mis letras;
Y analizar cada uno de mis pensamientos,
En mi Edén lograrías las puertas abiertas;
Y te adueñarías de todos mis sentimientos.

Pero también yo lo he comprendido;
Que ése es el mayor de tus defectos,
Sigues el modelo que tengo definido,
Por el que mis sueños quedan muertos.

¿De qué me sirve que seas una Diosa?
O que seas mi bella amante candorosa;
¿De qué me sirve que me comprendas?
Probable que mis palabras no entiendas.

Pero el modelo al que estoy acostumbrado;
Es culpable de que mi corazón haya llorado,
Y si vengo saliendo de uno de mis sepelios;
No estoy dispuesto a recibir los santos óleos.

Tú me has dicho que soy un ser especial;
Tú me has hecho promesas tan hermosas;
Y que tu amor hacia mí ya es algo oficial;
Pero son las frases que ya escuche de otras.

Perdona mujer pero ya no puedo creerte;
No niego que me hipnotizas sólo al verte,
Pero tengo demasiado miedo de creerte;
Porque no soportaría el llegar a perderte.

No te niego que anhelo tener días felices;
Pero vengo escapando del deseo de morir,
Otra dama me abandonó a los días grises;
Y yo ya no deseo que me vuelvan a herir.

Por eso digo adiós a mi prototipo de mujer;
Aunque duela en lo más profundo de mi ser,
Probablemente seas tú a quien tanto esperé;
Pero en mi bello prototipo ya no puedo creer.


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / Acapulco De Juárez / 18 Noviembre 2015

jueves, 14 de abril de 2016

TIEMPO MUERTO

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 08 de Abril del 2016

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


Tiempo Muerto


Por el momento mi futuro es incierto;
Veo que mi vida no tiene un objetivo,
Mi corazón varios años lleva desierto;
El amor se marchó como un fugitivo.

Mi vida se encuentra muy apagada;
Irritada y otras veces muy agobiada,
Traigo las alas rotas y manos atadas;
Sin final feliz en mi cuento de hadas.

No amigos ¡No debo de asustarme!
Solo resistir a la temporada helada;
Tan fría, tan lúgubre, tan inanimada,
Pero ante esto no voy a suicidarme.

Son los efectos del tiempo muerto;
Ese que comienza con la desgracia,
Pero al llegar la nave a otro puerto;
Sé que tocaré las nuevas alabanzas.

Al final éste es el juego de la vida;
Hoy te da todo y mañana te derriba,
Y ¿Para qué ejecutar la falsa salida?
Pronto gozare con las manos arriba.

Amigo mío sobrelleve la envestida;
Mate al tiempo evitando lastimarse,
La soledad pronto abrirá su partida;
Por ahora aprenda sólo a valorarse.

Si hoy te comparto de este consejo;
Porque este tiempo estoy viviendo,
A mis memorias y recuerdos cejo;
Y mi triste corazón está hirviendo.

Pronto gozaremos los tiempos vivos;
Tú y yo también habremos vencido,
Soporta conmigo el tiempo afligido;
La resurrección espera nuestro arribo.

Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / Acapulco De Juárez / 17 Noviembre 2015