Catarsis Del Corazón Vol. 1

Catarsis Del Corazón Vol. 1
Génesis: La Última Oportunidad

martes, 28 de junio de 2011

ALEGRES ROSAS DE TRISTEZA

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 28/Junio/2011

Publicado por:
Emilio Nahín Rojas Madero


Alegres Rosas De Tristeza


Aquí te dejo mis alegres rosas;
Impregnadas por la fría tristeza,
Al saber que a ti mi dulce amor;
Este corazón ya no te interesa.

Tomo mi camino y sin rumbo;
Evitando volver y mirar tu cara,
No le mostraré que me derrumbo;
A la dama que con frenesí le amara.

Mis rosas las dejo en tus manos;
Y haz con ellas lo que tú quieras,
Si destruiste lo que juntos creamos;
Las rosas no creo que no las hieras.

Evitaré dar detalles de tu traición;
Tan solo verteré este desencanto,
Nuestros encuentros eran canción;
Canción sexual de gran encanto.

¡Hoy te dejo aquí mis alegres rosas!
¡Te las dejo impregnadas de tristeza!
¡Son del amor que nos tuvimos tanto!
¡Este que hoy a ti ya no te interesa!

Y pensar que al Dios Eros substituimos;
Afrodita y Venus conocieron del amor,
Con los bellos encuentros que tuvimos;
Consagrando en el sexo nuestro amor.

Hoy me duele tanto saber la verdad;
Que en el amor solo yo te di demás,
Culpable solo yo soy de mi vacuidad;
Sabía que al matrimonio no llegaría jamás.

Tú eras mi diosa en quien hundía mis pasiones;
Eyaculando cada uno de mis más bellos sueños,
Degustando el néctar de tus exquisitas canciones
Hoy inerte me encuentro entre llorosos resuellos.

Te dejaré sin reclamos y triste en tu camino;
Como tristes las rosas alegres que te entrego,
Ni perdón ni olvido ¡Así quedará mi destino!
Salvaguardando a penas este humilde ego…

(NEMLH)


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero Julio/28/2011
Copyright 2011

miércoles, 29 de diciembre de 2010

AROMA DE TU SER

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 29 Diciembre 2010


Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero



Aroma De Tu Ser


Mujer ¡Impregnado yo estoy!
Del exquisito aroma de tu ser,
Piel a piel solo tuyo solo soy;
Por ti yo me muero de placer.

Pues cada rincón de mi cuerpo,
Te grita perdiendo el aliento;
Disfrutar solo quiero de tu huerto,
Saboreando tu ser a tiempo lento.

Tan solo una llamada me basta;
Para que mi corazón quiera estallar,
Por una mujer como tú tan casta;
Por ti, a mi alma la hacer brillar.

Todo mi ser tiene tu aroma;
Toda mi piel tiene tus besos,
Por ti rezo en la iglesia de Roma;
Para ti escribo estos bellos versos.

Eres tú quien me ha impregnado;
Con ése aroma sutil e inigualado,
Para este amante tan enamorado;
De tu vientre húmedo y endulzado.

Éa pues mi dulcinánte y bella dama;
Aquí yo te espero de brazos abiertos,
Para entregarte éste ser que te ama;
Y olvidemos los tiempos inciertos.

Haciéndonos mutuas travesuras;
Extasiado tan solo anhelo morir,
Degustando tu ser y sin premuras;
Para subir al cielo y volver a nacer.

Eres tú esa divina estrella;
Diseñada por Dios mi señor,
De todas las diosas la más bella;
Para éste humilde ruiseñor.

Mujer ¡Impregnado yo estoy!
Del exquisito aroma de tu ser,
Piel a piel solo tuyo yo soy;
Por ti yo me muero de placer.

(CRH)


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero. 26 / Diciembre / 2010
Copyright 2010

CRÓNICA PRENUPCIAL

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 29 Diciembre 2010


Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


Crónica Prenupcial


Hoy que sabes de mis nupcias;
Has vuelto muy arrepentida…
Buscándome con manos sucias;
Acompañadas de tu risa fingida.

¡Acaso esperabas encontrarme!
En el embrujo en que me tenías,
Pierdes el tiempo, voy a casarme;
Porque amor tú solo me fingías.

Hoy hacia el altar me dirijo;
Con una bella y tierna mujer,
En ella tengo la dicha de un hijo;
Fruto del amor de nuestro ser.

Si traes malicia aléjate de mi camino;
Hace tiempo que tu recuerdo asesine,
Su cadáver reposa en mantas de lino;
Y el corazón que te amo ya lo calciné.

No me culpes a mí de tu vida fallida;
Que yo no manipule ésas tus pasiones,
Aquellas que echaron a perder tu vida;
Compartiendo con otros tus pezones.

Recibe pues mi invitación nupcial;
Acéptame tan solo como tu amigo,
Mi decisión es firme y muy crucial;
Ya deja de verme como tu enemigo.

Hasta aquí por fin he llegado;
El camino no fue nada sencillo,
De traiciones dejo un legado;
Hoy ya camino por el pasillo.

Amiga mía ¡Su rostro ya vislumbro!
Postrado en esa bella cruz dorada,
De su sufrimiento por amar al mundo;
Como yo por encontrar a mi adorada.

Del carruaje por fin desciende mi mujer;
Para encaminarnos hacia nuestro altar,
A ella me le entrego hasta desfallecer;
Tan sólo a ella le quiero ensalzar.

Hoy le digo adiós a los rencores;
De aquellos fantasmas traicioneros,
Hoy mi mundo está lleno de colores;
Han concluido los sueños aventureros.

(HRSL vs SBE)


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero. 25 / Diciembre / 2010
Copyright 2010